Sobre el ayuno

CAPITULO XVII del libro El Secreto de los secretos del Sheikh Abdel Qader al Jilani

SOBRE EL AYUNO PRESCRITO POR LA RELIGION Y EL AYUNO ESPIRITUAL

El ayuno indicado por la religión consiste en abstenerse de comer y beber, y de la unión sexual desde el amanecer hasta la caída del sol, mientras que el ayuno espiritual entraña adicionalmente la protección de todos los sentidos y pensamientos, de la totalidad de las cosas prohibidas. Implica el abandono de todo cuanto es inarmónico en lo interior, así como en lo exterior. La brecha más mínima en esta intención, rompe la abstinencia. El ayuno religioso está limitado por el tiempo, mientras que el espiritual es para siempre y pervive a través de nuestra vida temporal y eterna. Este es el verdadero ayuno.

Nuestro Maestro el Profeta (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él), dice, `Hay muchos de esos ayunadores que sólo obtienen hambre y sed por sus esfuerzos, y ningún otro beneficio.’ Están también aquellos que interrumpen su ayuno cuando comen, y los que continúan ayunando aún después que han comido. Estos son los que dominan sus sentidos y sus pensamientos, manteniéndolos libres del mal, y sus manos y sus lenguas apartadas de herir a otros. Es por éstos que Allah El Más Elevado promete: `Ayunar es un acto ejecutado por Mi amor y Yo soy el que otorga su recompensa.’

Nuestro Maestro el Profeta (Que la paz y las Bendiciones de Allah sean con él) dice, acerca de las dos clases de abstinencia: `Aquél que ayuna tiene dos satisfacciones. Una ocurre cuando, al final del día, interrumpe el ayuno. La otra se produce cuando él ve.’ Quienes conocen las formas externas de la religión, dicen que la primera satisfacción del que se abstiene es el placer de comer después de un día de ayuno. El significado de la satisfacción `cuando él vé’ es en el momento en que alguien que ha ayunado el mes íntegro de Ramadán, contempla la luna nueva marcando el fin de la abstinencia y el comienzo de las festividades del día sagrado (fiesta del Aid al Fitr). Aquellos que saben el significado interno de ayunar, dicen que la alegría de romper la abstinencia ocurrirá el día en que el creyente entre en el Paraíso y participe de las delicias que allí hay, y que el significado de la más sustancial alegría, la de ver, se produce cuando el creyente contempla la verdad de Allah con el ojo secreto de su corazón.

 Más meritoria que esas dos clases de ayuno, es la abstinencia de la verdad, que consiste en impedir que el corazón adore ninguna otra cosa, excepto la Esencia de Allah. Se lleva a cabo haciendo ciego al ojo del corazón de todo cuanto existe, aún en los reinos secretos por fuera de este mundo, salvo el amor de Allah. Porque no obstante que Allah lo ha creado toda cosa para el hombre, Él ha creado al hombre únicamente para Él Mismo, y Él dice: `El hombre es Mi secreto y Yo soy su secreto.’ Ese secreto es una luz proveniente de la luz divina de Allah. Es el centro de su corazón hecho de la materia más sutil. Es el alma que sabe todas las verdades ocultas; es la conexón escondida entre el creado y su Creador. Tal secreto no ama ni se inclina hacia algo que no sea Allah. No hay nada que valga la pena desear, no existe ningún otro objetivo, ningún otro amado en este mundo ni en el más allá excepto Allah. Si un Átomo de cualquier otra cosa que no sea el amor de Allah, entra en el corazón, el ayuno de la verdad, el ayuno real, está roto. Si es así entonces uno ha de repararlo, de revivir ese deseo y esa intención, ha de regresar a Su amor, aquí y en el más allá. Porque Allah dice: `Ayunar es solamente para Mi, y únicamente Yo otorgo su recompensa.’