Hadith de Gabriel

EL HADITH DE GABRIEL (a.s)1

Transmitido por Umar ibn al-Khattab, que Dios esté complacido con él. Este hadith corresponde al período final de la vida del profeta –que la paz y las bendiciones de Dios sean con él- y es considerado la síntesis por excelencia de la religión del islam.

Un día cuando estábamos sentados con el mensajero de Dios (saws), vino a nosotros un hombre con una vestimenta muy blanca y un cabello negro azabache. No había marcas de viaje visibles en él y ninguno de nosotros lo reconoció. Se sentó delante del profeta (saws),  apoyó sus rodillas contra las de él y poniéndole las manos sobre las piernas, le preguntó, “Dime, Muhammad, ¿qué es someterse?”(Islam). “Someterse  es que dar testimonio de que no hay deidad excepto Dios y que Muhammad es el mensajero de Dios, hacer la plegaria ritual, pagar el impuesto de purificación, ayunar en Ramadán y hacer la peregrinación a la Casa, si es posible”. El hombre dijo, “Es correcto”. Estábamos sorprendidos por el interrogatorio y por la aprobación de las respuestas. El hombre dijo, “Ahora explícanos sobre la fe” (iman). “Fe es que creas en Dios, Sus ángeles, Sus libros, Sus mensajeros y el Ultimo Día, y que tengas fe en el decreto, tanto en lo bueno como en lo malo de él”. Después de comentar que la respuesta era correcta dijo, “Ahora dime qué es la perfección de la fe” (ihsan). “La perfección de la fe es adorar a Dios como si Lo vieras, porque aunque tú no lo veas, no El sí te ve”.Luego el hombre dijo, “Háblame sobre La Hora”. El profeta (saws) respondió “sobre esto el que interroga sabe más que el que es interrogado”. El hombre dijo, “Entonces háblame de sus signos”. El profeta contestó  “La esclava dará nacimiento a su ama, y verás a los pastores indigentes, descalzos y desnudos compitiendo por erigir edificios altos”. Luego el hombre se fue. Después de haber esperado por un largo rato, el profeta me preguntó, ¿“Sabes quién era el que me interrogaba, Omar?. Le contesté, “Dios y su mensajero saben más”.  “Era Gabriel, vino a enseñaros vuestra religión”, respondió el profeta –la paz y las bendiciones de Dios sean con él-.

1 Sahih Muslim, Imam Abu al-Husayn Muslim b.al-Hajjaj al Qusahyri al-Nisaburi (Beirut: Dar Ilhya ‘al-Turath al-‘Arabi, 2000 DC/1420 DH), p. 65, no.8.