El imperativo cultural en el derecho islámico

Imagen

REFLEXIONES SOBRE LA HISTORIA CULTURAL ISLÁMICA

(Resumen de la intervención del Dr. Umar Faruq Abd-Allah en la Universidad de Londres, Facultad de Estudios Orientales y Africanos  – noviembre de 2006)

Cultural jihad – Making Islam Matter

www.radicalmidleway.com

Uno de los principios fundamentales de la teoría legal islámica es que, para dar opiniones legales, hay que conocer cuatro aspectos de la cultura:

1- La cultura del profeta –que Dios lo bendiga y le conceda una paz perfecta- en su tiempo y lugar, es decir, cómo era la sociedad en la que vivía

2- La cultura del erudito o el imam de referencia, porque él también es un producto de su tiempo y de su cultura. La época de Abu Hanifa no era la época de su estudiante Muhammad al-Shaybani y la época de al-Shaybani no era la época del profeta. Por lo tanto, muchas de sus opiniones legales son específicas para la situación en la que ellos vivían

3- La cultura de la gente a la que se le dará una opinión legal

4- La cultura del grupo o de la persona específica a lo que uno se está dirigiendo. Los juristas como al-Qarafi e Ibn Qayyim al-Yawzia dijeron que dar una opinión legal sobre personas, épocas o lugares que no se entienden es extravío, error y desobediencia a Dios. No sólo es un error, dicen, es como si un médico diera un diagnóstico basado en lo que leyó en un libro, sin experiencia clínica y sin ver a la persona.

Habiendo dicho esto, me gustaría completar estos principios refiriéndome al Imam Malik, quien enseñó a sus estudiantes que la mitad del conocimiento consiste en decir “no sé”.

Hay dos artículos publicados en la página Web de Nawawi Foundation, que están estrechamente relacionados con este tema y que amplían el contenido de esta exposición:

  •  Islam y el imperativo cultural:

http://www.nawawi.org/downloads/article3_espa%C3%B1ol.pdf

  • Buscad conocimiento en China: más allá del marco abrahámico:

http://www.nawawi.org/downloads/article5_espa%C3%B1ol.pdf

Creo que muchos de los problemas con los que nos encontramos en Estados Unidos y en occidente en general, responden a cuestiones de disfunción cultural. De acuerdo con la ley islámica y la evidencia de la realidad pragmática, tenemos la obligación de hablar sobre la cultura y esforzarnos en crear una vibrante cultura islámica en los lugares donde vivimos, que sea auténtica para nosotros, real en su expresión de lo que creemos, pero al mismo tiempo que nos permita negociar la realidad en la que vivimos, no simplemente sobrevivir, sino prosperar y, si Dios quiere, algún día también poder guiar.

Este es uno de los patrones que observamos en el desarrollo de la historia islámica. Cuando el islam llegó a África occidental, creó una cultura de innovación basada en la aldea mercantil: una aldea de cultura agrícola durante la temporada de lluvias, que luego en la temporada seca enviaba caravanas para comerciar sus productos logrando penetrar en territorios que antes eran de difícil acceso. Fueron capaces de hacer alianzas, de crear redes, de interconectarse, no sólo de sobrevivir, sino de prosperar, porque satisficieron una necesidad básica. Esta para mí es una lección que se repite continuamente en la historia de la cultura y de la civilización islámica. Este es el tipo de cosas que necesitamos hacer.

Cuando utilizamos una palabra como cultura, probablemente todos la comprendemos de una manera diferente. Cuando hablo aquí de cultura me estoy refiriendo a una forma integrada de comportamiento social que exprese nuestros valores, nuestras ideas, nuestras lenguas, nuestras capacidades técnicas, nuestras comidas, la vestimenta que usamos, todo. Una forma de comportamiento integrada que, si es funcional, nos permita negociar la realidad del entorno o sociedad en la que vivimos.

En mi opinión la creación de una cultura islámica americana, u occidental, sería posible a partir de una matriz básica de valores islámicos esenciales consensuados por todos los musulmanes y sobre esta base se construiría el espacio para los valores específicos a la sociedad en la que vivimos. El propósito de esta matriz es ser un catalítico y eliminar las inhibiciones que no nos dejan crear cultura.

Desde mi punto de vista, la mayoría de los aspectos culturales que hemos de crear no necesitan fatwas, están bajo la categoría de lo que la ley islámica denomina neutro o inocuo. Además, en la ley islámica hay cinco máximas consensuadas por todas las escuelas de pensamiento (madhhabs) que le otorgan legitimidad:

1. LOS ASUNTOS SE JUZGAN POR SUS PROPÓSITOS
2. LA CERTEZA NO SERÁ ANULADA POR LA DUDA
3. EL DAÑO DEBE SER ELIMINADO
4. LAS DIFICULTADES DEBEN SER MITIGADAS
5. LA COSTUMBRE TIENE PESO DE LEY

La costumbre tiene peso de ley, es decir, la costumbre sensata, las buenas costumbres: “al ‘ada al-muhakkama”, la buena costumbre arbitra. Esta es una de las cualidades básicas de la ley islámica a lo largo de todas las épocas, cuando los musulmanes llegan a nueva cultura, adoptan lo bueno que hay en ella, aunque puede ser que lo modifiquen y que lo embellezcan. Este es el modelo de la escuela de pensamiento Hanafi, por ejemplo, para Abu Yusuf el aspecto de la construcción cultural es obligatorio y es la sunna del profeta

La sunna del profeta no es que su sunna se convierta en el contenido de nuestra cultura. La sunna del profeta es que generemos una cultura que esté en armonía con sus enseñanzas. Hay un hadith del profeta, que encontraréis en los sahih de Bukhari y Muslim, sobre los etíopes y la festividad del ‘eid. Los etíopes musulmanes que estaban en Medina con el profeta el día del ‘eid estaban tan llenos de alegría que comenzaron a tocar sus tambores y a bailar con sus lanzas en la mezquita. ‘Umar ibn Khatab –que Dios esté complacido con él- lo vio y trató de detenerlos. Él era del Quraysh, era de Meca, era árabe: no era su cultura. Por lo tanto, para él no era correcto, no correspondía. Entonces el profeta intervino y le dijo a los etíopes a los que se los llamaba Banu ‘Arfida en árabe: “Interpretad vuestros juegos, Bani ‘Arfada, continuad” y los animó, porque algunos de ellos estaban intimidados por la reacción de ‘Umar. El Profeta invitó a su esposa ‘Aisha a contemplar la danza y la subió sobre sus hombros de forma que pudiese ver claramente la celebración hasta que ella decidió que era suficiente.

Este es un hermoso hadith, una hadith significativo. ¿Y qué nos dice? Una de las cosas que nos dice es que el islam no es culturalmente depredador, no es el propósito del islam destruir la cultura. Cuando los etíopes entraron al islam, el profeta no les pidió que se convirtieran en árabes, los dejó ser etíopes. Por lo tanto, este es un precedente muy importante y este es el genio del islam a través de la historia.

El islam chino es tan antiguo como el de Siria, Egipto, Irán o Irak y la forma en que se generó es compleja. Sin embargo, lo más interesante, es la forma en que los musulmanes chinos comprendieron cómo debía ser articulado el islam de manera que fuera completamente coincidente con la cultura china, que afirmara la cultura china, sin dejar de ser genuinamente islámica.

La mezquita china, además de ser claramente indígena varía de acuerdo con el tipo particular de la religión predominante en cada región. Por lo tanto, en las áreas como Beijing donde el confucionismo era preponderante, tomaron las cualidades del confucionismo  y en las áreas más cercanas al Tíbet,  donde predominaba el budismo tibetano, tomaron las cualidades del budismo tibetano.

Esta es la naturaleza de las mezquitas que se construyeron a lo largo del mundo, dondequiera que fueran los musulmanes el Islam se conectaba con las tradiciones sagradas del pasado y establecía una continuidad. Algunos de nuestros sabios han expresado este imperativo con la metáfora de un río. Un río de agua cristalina; el agua es perfectamente pura, el agua es el Islam, es una metáfora del Islam. El agua no tiene color, da vida, es dulce, es fresca, pero no tiene color en sí misma. Entonces adopta el color del fondo sobre el que fluye, si fluye sobre el verde es verde, si fluye sobre el rojo es roja, si pasa cerca de Timbuktu, fluye sobre la arena y refleja la arena.

La cultura islámica se extendía como la cola de un pavo real de oriente a occidente, mostrando todo tipo de colores, todo tipo de grupos étnicos, entornos culturales y lenguas. Sin embargo todo era islámico, todo estaba unido, unido en los principios básicos de la ley y los principios básicos de la teología.

Volviendo a China. ¿Cómo hablan sobre el islam los musulmanes en China? Se presentan grandes problemas en el idioma debido a que el chino proviene de ideogramas y también hay problemas para pronunciar sonidos de las lenguas extranjeras.

Los chinos entonces llamaron al  Islam, qing zhen jiao que significa “la religión de lo puro y lo real”. Este fue un brillante “tour de force”, porque tomaron los símbolos de lo sagrado de las tradiciones más reverenciadas y antiguas de China y lo incorporaron a la identidad de los musulmanes chinos.

Hicieron que el islam fuera interesante para los chinos, que tuviera sentido. Qing (lo puro) y zhen (lo real) eran símbolos de profundo significado, significaba que la religión era pura, interna y externamente, que era sincera y también que era una religión que predicaba las últimas realidades del cielo y de la tierra. Y eso es lo que es el Islam.  En las mezquitas de China se ven a menudo cuatro ideogramas que dicen “la religión primordial desde el comienzo del mundo” (Kai tian gu jiao).

Hablemos de África oriental. La gran cultura que se desarrolló allí fue la del reino swahili que se extendía al este de África en Kenya, Mozambique, Zanzíbar y en esta cultura se desarrolló la lengua swahili que es una interesante combinación de bantú  y de palabras árabes. Los bantú-swahili fueron esenciales para la definición de la cultura islámica de África oriental. Esta cultura tiene en alta valoración la poesía épica, entonces una de las cosas que hicieron los musulmanes de África oriental fue crear una de las literaturas más ricas del mundo musulmán. Una literatura que es tan rica que incluso todavía hoy sus manuscritos no ha sido reunidos. Uno de esos poemas épicos -Utenzi wa Tambuka (o Utendi wa Hirqal) (en swahili, “La canción de Tambuka” o “La canción de Heraclio”,trata sobre la confrontación entre los bizantinos y los musulmanes de Arabia en la época del profeta, pero en realidad, este poema no tiene nada que ver con eso.

El poema es sobre la manera de integrar las tribus del Este de África al islam sin violar su unidad tribal, sin destruir la seguridad que necesitan en su entorno y su sociedad. Responde todas las preguntas que son significativas para los bantúes y al mismo tiempo habla de los bizantinos. ¿Pero qué necesitan saber los bantúes sobre los bizantinos?  ¿Quiénes son los bizantinos en el poema? Son los portugueses, que en esa época comenzaron a colonizar la región. Entonces este poema empieza a prepararlos para comprender a los portugueses y tratar con ellos. Los portugueses son descritos como niños porque su impaciencia, su codicia y su facilidad para enfadarse;  dentro de la cultura swahili musulmana son atributos infantiles. La cultura swahili creó el concepto de nuevo swahili, ser un swahili. Y ser un swahili significaba hablar el swahili y hablarlo perfectamente, ser capaz de entender la poesía, y tal vez de crearla, y tener adab, buen carácter, buena educación. Los árabes, los persas y otros que llegaron al reino swahili fueron honrados y aceptados, pero mientras no supieran swahili, mientras no se relacionaran culturalmente, eran huéspedes. Cuando aprendieron swahili y fueron parte de esa cultura islámica se convirtieron en wenyeji “la gente que pertenece”. Inshallah, eso es lo que tenemos que ser, debemos ser capaces de pertenecer a la sociedad en la que vivimos sin perder nuestra propia identidad.

Por último, deseo comentar uno de los aspectos negativos de la historia de la cultura. Aquí utilizo como ejemplo, una situación que llevó a nuestro genocidio en España y Portugal, y que debemos evitar repetir en estos tiempos: la cultura del hidalgo. Don Quijote, tal vez el mejor libro que se haya escrito en la historia, un libro increíble, es la historia de un hidalgo, y aunque es humorístico, nos cuenta la realidad del hidalgo, de lo que es capaz, es un libro muy significativo. Don Quijote y Sancho Panza representan respectivamente, la baja nobleza y la clase baja de los castellanos, cuando actúan juntas destruyen todo. Destruyeron a los judíos, a los musulmanes, a la clase media. ¿Qué era la “cultura del hidalgo”?. La cultura del hidalgo se desarrolló a lo largo de ochocientos años y comenzó durante la época en que el islam era extremadamente fuerte en España y Portugal. En el norte se soñaba con reconquistar España, o conquistar a los musulmanes, pero esa era una tarea impensable durante los primeros siglos.  Entonces, la cultura del hidalgo comienza a desarrollarse en este contexto: es una contra-cultura. No todas las contra-culturas son malas, pero esta era muy destructiva. No se trata de quiénes eran realmente, sino de quiénes no eran. No eran judíos, por lo tanto no hacían nada de lo que hacía un judío: no prestaban dinero, no eran banqueros, no eran médicos, porque esas eran las principales ocupaciones de los judíos, y no eran musulmanes, entonces no hacían nada de lo que hacían los musulmanes: no eran artesanos, ni granjeros, ni albañiles, no hacían ninguna de las cosas que los musulmanes hacían en España.

Por ese motivo, cuando tuvieron poder les fue fácil eliminar a los musulmanes y a los judíos sin pestañear y cuando fueron a las Américas tuvieron la misma actitud.

La cuestión aquí es, que en mi opinión, los musulmanes estamos en peligro de convertirnos en “hidalgos”. Actualmente, para algunos de nosotros el islam es nuestra identidad, no nuestra teología, se ha convertido en una religión identitaria. Esto muchas veces toma un aspecto muy negativo: “estoy orgulloso de ser lo que no soy”, no soy un kafir, no soy un cristiano, no soy un judío. Por supuesto que los musulmanes tienen que estar orgullosos de lo que son, pero no pueden ser algo vacío, tienen que ser gente de sustancia, tienen que ser personas con algo para dar, para contribuir. Debemos ser gente que camina con luz y que está llena de luz.

Como dicen los sufíes: “al-fahmu ‘ani-Llah”, debemos intentar entender lo que Dios está haciendo. Tenemos que capturar el momento. ¿Por qué estamos aquí? ¿Qué propósito debemos cumplir? Nosotros, como seres humanos, somos creadores de cultura, no podemos vivir sin cultura. Somos creadores de cultura consciente o inconscientemente. Pero lo más importante es que la cultura que hagamos no sea una cultura por omisión, que no nazca de un vacío, de desajustes psicológicos, del odio sin fundamento o de la alienación.

El legado musical de Al-Andalus

Un nashid (نشيد nashīd, ‘canto’) cantado por el Sheij Hakim Murad y Ali Keeler. Es en español antiguo, utilizado por los musulmanes que vivían bajo la Inquisición. La canción data del siglo XVI, pero puede ser anterior.

Al Madha – Nashid español alabando al santo profeta (saws)

Las letras completas están disponibles en la página web Mishkat Media.

Más anashid (أناشيد Anāshīd, ‘cantos’) andalusíes para descarga gratuita en la misma web:

http://mishkatmedia.com/travellinglight/music/freedownloads.html

Curso de artes y cerámica Andalusí

Programa de recuperación de Las Tradiciones Andalusíes

La Alquería de los Rosales (Asociación cultural Azzagra) ofrece un curso dentro del programa de recuperación de Las Tradiciones Andalusíes del 12 al 16 de Septiembre en la Puebla de Don Fadrique (Granada)

El curso está formado por los siguientes talleres a cargo de distintos profesores:

  • Cerámica (Al Yarrar Style)
  • Diseño de joyas (Ihsan Escudero)
  • Técnicas de repujado de cuero  (Munira Studio)
  • Introducción a la caligrafía árabe (Bashira Roman)
  • El arte de los manuscritos

Los talleres se impartirán en: castellano, inglés y árabe

FECHA

Desde el 12 al 16 de Septiembre del 2012.

A las 21 horas del día 12 habrá un servicio de transporte desde el aeropuerto de San Javier, Murcia (sólo se hará la recogida en el aeropuerto). Los servicios de transporte personales solicitados desde otros aeropuertos tendrán un precio adicional.

PROGRAMA

12 Septiembre

  • 8.30 Desayuno
  • 9.30-11.30 Clase de cerámica  (introducción a la teoría de la geometría y la combinación de colores)
  • 11.30-12.00 Pausa (té y café)
  • 12.00 -13.30 Introducción al diseño de joyas
  • 13.45 Almuerzo
  • 17.00-18.00 Cerámica – Práctica 1
  • 18.15-19.45 Diseño de joyas – Práctica 1
  • 20.00 Cena
  • 21.30 Proyección especial

13 Septiembre

  • 8.30 Desayuno
  • 9.30-11.00 Cerámica – Práctica 2
  • 11.00-11.30 Pausa (té y café)
  • 11.30-13 Diseño de joyas – Práctica 2: Oro
  • 13.45 Almuerzo
  • 17.00-18.30 Caligrafía árabe: la pluma
  • 18.15-19.45 Diseño de joyas – Práctica 3: Oro
  • 20.00 Cena
  • 21.30 Proyección especial

14 Septiembre

  • 8.30 Desayuno
  • 9.30-11.00 Cerámica – Práctica 3
  • 11.00-11.30 Pausa (té y café)
  • 11.30-13.00 Repujado de cuero (preparación de la piel)
  • 13.45 Almuerzo
  • 17.00-18.30 Repujado de cuero –  Práctica 1
  • 18.15-19.45 Caligrafía – Práctica 1
  • 20.00 Cena
  • 21.30 Proyección especial

15 Septiembre

  • 8.30 Desayuno
  • 9.30-11.00 Repujado de cuero –  Práctica 2
  • 11.00-11.30 Pausa (té y  café)
  • 11.30-13.00 Caligrafía árabe – Práctica 2
  • 13.45 Almuerzo
  • 17.00-18.30 Repujado de cuero – Práctica 3
  • 18.15-19.45 Exhibición de los trabajos realizados  y clausura del curso
  • 20.00 Cena de gala de fin de curso

16 Septiembre 

  • Despedida
  • Para los estudiantes llegados de fuera de España, el bus al aeropuerto de San Javier saldrá durante la mañana.

PRECIOS

Los precios incluyen el alojamiento, las comidas, los honorarios de los profesores y el material. También está incluido el servicio de bus (sólo a San Javier), cualquier otro servicio de transporte se pagará por separado.

  • Habitación compartida con baño: 600 euros por persona (máximo dos personas)
  • Habitación compartida y baño compartido: 550 euros por persona (máximo 3 personas)
  • Habitación con literas y baño interior: 400 euros por persona (máximo 12 personas)

CONTACTO

mail@alqaria.org

TELÉFONO

(Lunes a Jueves de 10:00- 14:00 CET) +34 958 344438

DIRECCIÓN

Alquería de Rosales, Puebla D. Fadrique CP/18820 Granada, España

http://www.alqaria.org/wordpress/andalusian-arts-and-ceramics-course/

¿QUÉ ES LA ALQUERÍA DE ROSALES?

Alquería es una palabra que proviene del árabe, (قرية) Qarya, y se refiere a una pequeña comunidad o pueblo. La Alquería de Rosales –Pueblo de las Rosas- está ubicada cerca de la Puebla de Don Fadrique, una pequeña población de  5.000 habitantes al norte de la provincia de Granada bien conectada con los aeropuertos internacionales de Murcia, Granada y Alicante.

El lugar que ocupa el complejo de la Alquería tiene 127 hectáreas de finca rural situadas en la reserva natural protegida de la Sierra de Segura. Cuenta con 4.000 metros cuadrados de instalaciones que incluyen lo siguiente:

  • Amplias habitaciones (100 personas), una mezquita (550 metros cuadrados)
  • sala de conferencias (300 personas), aulas y biblioteca
  • laboratorio de investigación y conservación de manuscritos
  • restaurante, zona deportiva multifuncional
  • piscina
  • zona de caballos
  • tierras agrícolas y forestales (más de 8.000 árboles frutales).

La fundación enfoca sus actividades en el campo de la educación, contribuyendo al diálogo y al entendimiento entre las culturas y ha firmado varios acuerdos con universidades españolas como la “Universidad de Granada” y “Universidad Complutense de Madrid”. También ha firmado acuerdos internacionales de cooperación con la Universidad de Al Azahar en Egipto, el Instituto Al Fath en Damasco y la World Islamic Sciences & Education University de Jordan.